domingo, 22 de marzo de 2009

"El machismo proviene de los mitos griegos"




Los mitos griegos no nos sirven, excepción hecha de su maravillosa estética, a las mujeres que vivimos hoy en día, que somos trabajadoras independientes y madres y amantísimas y sensibles al aura y al saber del universo (citando a Rimbaud "et jái vu quelquefois ce que l´homme a cru voir"). Ni Hera, ni Afrodita, ni Ártemis, ni siquiera Atenea nos representa. Tenemos que crear y creer en una nueva diosa, venerarla, llevarle ofrendas, representarla con dignidad y respeto, preservar su integridad y rezarle para que nos transmita su fuerza ante la debilidad de los hombres que se asustan debido a esta nueva mujer y corren a buscar un prototipo parecido al de sus madres, sumisa, dependiente, sirviente y que aguante el tirón (este tipo de hombres demuestra no haber dejado atrás la infancia y son más peligrosos que Ares-Marte, quien, por lo menos va de frente). Cuando encuentre un nombre adecuado para esta ansiada diosa os lo comunicaré ( me temo que habré de buscar en la mitología o en la cotidianeidad nórdica o simplemente innovar). Un hermoso nombre griego, que me viene a las mientes, es Eleuzería...

Dicho sea de paso, también ellos - los hombres-macho -, tendrán que rendir culto a un nuevo dios, el dios que represente a ese hombre independiente y trabajador, sincero y valiente, buen amante, que también prende y vigila el fuego de sus lares culinarios y plancha cotidie sus camisas y las blusas de su pareja y las sudaderas de sus hijos... (ubi sunt? Es el hombre de verdad que reclamaba Alaska en los 80 cuando cantaba "¡quiero encontrar sííí un hombre de verdad!") Bromas aparte, existen, pero aún escasean. Se promete numerosas hornadas con la educación que les demos a nuestros hijos masculinos hoy. En este sentido no debemos fallarles a las chicas del futuro y darles como pareja unos chicos educados en igualdad.

En estos momentos de crisis económica las noticias aluden a la mujer que está alimentando y sacando adelante el fuego de miles de hogares. Por ende, quizá vaya siendo hora de renovar algún asiento del Monte Olimpo, destronar al inmaduro e infiel Zeus o al cobarde Apolo que no se atreve a salir del armario (como aquel ultraderechista austriaco y dicen en el ambiente gay de Madrid que el mismo armazón usa un político español, tipos que tienen hijos y esposa para mostrar, cara a la sociedad, que están dentro del sistema establecido ) y derrocar a la trasnochada, conformista y chantajista sentimental Hera, prototipos éstos que "producen" hijos infelices -puesto que ellos, sus progenitores, son infelices- y sin referentes equiparables en su entorno inmediato y futuro. Afortunadamente, son figuras destinadas al fracaso, cada vez menos frecuentes (dado que la libertad es uno de los pricipales valores), dañinas y obsoletas.

Zeus,el terrorista afectivo, se muere... Hera,la matrona mantenida, agoniza...Apolo, el criptomariquita, se enmohece dentro del armario...

Ha llegado el momento de coronar como Gran Diosa Suprema a esta Magna Mater. Magna Mater Eleuzería que ojalá vaya adoptando paulatinamente una esencia herm-afrodita o ambivalente para los dos sexos y que pueda ser denominada Magnus Pater sin pérdida de entidad, poder o sensibilidad ( Vamos, que dé igual lo de "díselo a tu padre" o lo de "díselo a tu madre" ).Confío en que, bajo su égida, el mundo funcionará mejor, de hecho, ya está empezando a funcionar mejor y sólo es un extracto, una entelequia de lo que está sucediendo: ambivalencia, posibilidad absoluta de intercambio en los papeles de mujer y hombre (¡ay, mi estimada Clara Campoamor, abogada de las mujeres, tu lucha no fue infructuosa...!)

¿Qué opináis de las siguientes afirmaciones del juez Álvarez de Toledo?


Un juez defiende que el machismo en el Derecho proviene de los mitos griegos.
Agencias/ El Correo de Andalucía.


El juez Lorenzo Álvarez de Toledo defiende que la mayoría de los "asuntos pendientes" en Derecho, en cuanto a la discriminación de la mujer se refiere -como podría ser la prevalencia del varón en la sucesión- provienen de los "mitos griegos", considerados entonces "normas jurídicas".

Así lo ha asegurado la titular del Juzgado de lo Penal número 1 de León, quien ha desvelado el resultado de una investigación que ha efectuado sobre los mitos griegos, en los que se contempla a la mujer como un ser inferior al hombre, al que ni siquiera podía mirar a la cara o exhibirse delante de él.

Siguiendo el hilo de la mitología, el juez ha llegado a la conclusión de que "muchas de las cosas que tenemos pendientes en el Derecho", en cuanto a la discriminación de la mujer, "provienen de los cuentos medievales, que proceden a su vez de los mitos griegos", que "son tremendamente machistas".

Todo esto lo reflejó en un ensayo, titulado "De manzanas y serpientes", en el que el juez reivindicó "el papel de la mujer en la historia" y ha enumerado diversas normas que aún prevalecen y que, a su juicio, deberían ser "extirpadas".

Así, Álvarez aludió a la Constitución Española, en cuyo artículo número 57 se ve claramente la preferencia del varón con respecto a la mujer en materia sucesoria así como a la jurisprudencia existente, en la que se "sigue siendo tolerante con el adulterio masculino e intolerante con el femenino".

Además, se ha referido al Código Penal, en el que "hay algunos artículos", en los que no se pronuncia la palabra varón, ni mujer, pero que están pensados para favorecer al sexo masculino "en determinadas circunstancias".
Como ejemplo, el juez menciona la "legítima defensa", en la que se exige, a diferencia de otros códigos penales de Europa, que exista una "proporcionalidad" en los medios, lo cual significa que "si te atacan con un alfiler no se puede responder con un tiro".

Esta circunstancia está pensada para el hombre, al no contemplar la posibilidad de que "una persona con una condición física inferior a la del agresor pueda usar un arma para defenderse; los jueces lo tacharíamos de falta de proporción", dijo.

Para conseguir la igualdad en las normas, queda un camino por recorrer, ya que estas distinciones en favor del varón no sólo se producen en el Código Penal, sino también en el Código Civil o en otros órdenes jurisdiccionales, como en la legislación de la Seguridad Social, donde se considera a la mujer como "reproductora, no como productora".

El autor afirmó que las mujeres no fueron tratadas como seres inferiores siempre, sino que hace 3.000 ó 4.000 años existía una matriarcado, del que aún perviven símbolos como el del "águila que ataca a una serpiente". El gobierno de la mujer "se acabó por la fuerza", que es representada precisamente por este águila.
Por entonces, la mujer elegía al hombre y los hijos eran todos iguales ante la madre, "no había ilegítimos". "Esto se perdió" y a partir de ahí todos los mitos fueron tremendamente machistas, los griegos más que ninguno.

"Ahora se camina hacia la igualdad de los géneros, en ningún caso hacia el matriarcado", opinó el juez, que defiende que, "aunque varones y mujeres somos distintos y tenemos distintas formas de entender la vida, tenemos que tener los mismos derechos".

1 comentario:

Juan Carlos Sesé dijo...

Querida Margarita:
Mi diosa griega preferida es Atenea, diosa de la sabiduría que tenía una casco y un escudo. Las mujeres guerreras también aparecen en la mitología griega, como las amazonas. En el lado masculino, mi dios preferido es Dioniso, dios de la pérdida de la conciencia y de la lucidez.